jueves, 24 de marzo de 2011

Hoy Soy Liz Taylor


Desde mi tumba ojeo el tratamiento que los medios de comunicación (al menos en España) han dado a mi muerte. Todos sin excepción abren sus ediciones con mi fallecimiento e ilustran sus crónicas con alguna foto mía. Pero lo verdaderamente curioso del asunto es que todos esos diarios han recurrido a una imagen que retrata mi esplendor, no mi ocaso. Como si la vejez se convirtiera en un tabú no apto para aquellos que años atrás brillamos en Hollywood. Como si el paso del tiempo se convirtiera en palabra non grata. Como si la decadencia física se convirtiera, por expreso deseo de estos mismos periódicos, en un veto tácito y compartido para perpetuar artificialmente el mito.
El País, por ejemplo, abre su portada con una imagen en blanco y negro. Siete fotos más acompañan los textos interiores y ni una sóla me retrata en mis últimos años de vida. Otro tanto ocurre en diarios como El Mundo, El Periódico o La Vanguardia.
¡Qué gran error! Fui una gata sobre un tejado de zinc esplendoroso. También fui Cleopatra y otras muchas. Pero, por encima de todo fui Elisabeth Taylor, una mujer que buscó la felicidad a toda costa, como cualquier hijo de vecino que sabe que esta vida tiene un plazo de caducidad tan marcado como un yogurt Danone.
Echo en falta una foto en silla de ruedas o caminando con mi sobrepeso a cuestas (de hecho, hasta a mí me ha costado encontrar la que ilustra este post). Porque, una vez en mi tumba, los gusanos, que no suelen ir al cine, no perdonarán mis carnes flácidas. Poco les importará, cuando me hinquen el diente, que algún día fuera Cleopatra en la gran pantalla. Me devorarán como a cualquier otro mortal, a pesar de que periodistas, amantes del séptimo arte, freakies cinéfilos y fetichistas varios se empecinen en perpetuar mi imagen.
De hecho ya noto que se acercan. Merodean a mi alrededor dispuestos a pegarse el gran festín. Como lo hacen a diario con esos muertos anónimos, en Libia o en Japón. O en cualquier otro rincón del planeta.

7 comentarios:

  1. que coño!!! rompo el voto de silencio...me gusta!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    es bueno muy buenoooooooooooooooooo.

    Ayer escuchaba a un tipo que decia en la radio----no tenia las mejores piernas, ni los mejores brazos, ni los mejores pechos, era una retaca...pero en conjunto era la mejor! pues casi que lo mismo que tu.

    ResponderEliminar
  2. Pues si, July.... coincido totalmente con lo que has escrito. No critico al mito ni su capacidad interpretativa. sólo el tratamiento siempre tan formalmente bello. Por muy mito que fuera.

    ResponderEliminar
  3. Era mágnifica señor D.
    Me gusta.

    ResponderEliminar
  4. Era bellisima por fuera, pero por sus acciones a favor de diveras luchas también por dentro: qué más da que fotos publiquen... pero seguramente, como a cualquier persona, aunque asuma el paso del tiempo y la decadencia física, le gustaría que la recordaran maravillosa en todo su esplendor, hay algo de malo en eso? Hasta mi abuela de 95 años, muestra sus fotos de jovencita feliz de verse tan guapa...Además la belleza física pienso que tiene también mucho que ver con el interior.. hay gente que siendo guapa o no, aparece a nuestros ojos deslumbrante porque refleja paz, luz....

    ResponderEliminar
  5. de vez en cuando hasta coincidimos... y estamos de acuerdo.................

    ResponderEliminar
  6. por cierto david ayer me puse en casa el dvd de un lugar en el sol...........y le hice mi particular homenaje a liz, y de paso recorde como era de maravilloso monty clif....y la pelicula....es una joya , revisala cuando tengas un ratito.

    besos color violeta

    ResponderEliminar