miércoles, 19 de enero de 2011

Hoy Soy Mohamed Ben Kilani


El tirano no es más que un cobarde con aires de grandeza. Desde su posición dominante logra embaucar y someter con desdén a todos aquellos que se le cruzan en el camino. Por supuesto, a lo largo de este viaje despótico ( que, en ocasiones, dura décadas), aquellos familiares que viven bajo su órbita personal se benefician de sus fechorías con una impunidad que asusta. Nada ni nadie osa toserles bajo la amenaza de un castigo ejemplar para el resto de sus correligionarios.
En este ambiente de terror emocional se mueve el tirano hasta que el pueblo dice basta. Mi país, Túnez, es el último caso.
Y, como por arte de magia, brotan acciones espontáneas que provocan, de repente, una reacción tan brutal como estimulante. Por ejemplo, la que protagonicé hace unos días en un avión de la compañía Tunis Air del que yo era comandante y máximo responsable.
Con la nave preparada para el despegue inmediato, recibí una orden de la torre de control que me instaba a esperar la llegada de cinco nuevos pasajeros antes de poner rumbo a Lyon. Esos cinco pasajeros eran los dos hermanos y otros acompañantes de Leila Trabesi, la esposa del (ya ex) presidente tunecino Ben Ali. "Un piloto civil NO transporta a una banda de criminales" acerté a decir a mi equipo a la vez que rechazaba la posibilidad de que subieran a mi aeronave.
El avión despegó sin esos cinco crápulas y, tras mi regreso a Túnez, me he convertido súbitamente en un héroe nacional.
¿Héroe? No, no lo soy. Pero basta con que acertemos a decir "no" cuando olemos una injusticia (propia o ajena) para que las cosas cambien. Y esta pequeña lección se puede aplicar a cualquier ámbito de la vida pública o privada.
Prueba por un instante.
Dí: NO.
Un poco más alto: NO
Otra vez: NO
Tal vez no te haya servido de nada. Pero seguro que has liberado algunas endorfinas, que no sé muy bien cómo funcionan pero me han asegurado que son unas estupendas hormonas que tienen bastante que ver con nuestro grado de felicidad y bienestar. Sólo eso ya se merece que vuelvas a gritar NO.

6 comentarios:

  1. que huevos!!! te imaginas que la gente fuera asi de .....valiente??

    a las 16 :44 desde la calle serrano.

    besos

    ResponderEliminar
  2. Hombre, tomar una decisión desde la cabina cerrada del avión no es para que le llamen a uno héroe. Héroes tal vez sean para algunos aquellos que se lanzan a la calle a diario a exigir un mundo un pelín menos clautrofóbico.... pero creo que lo de este comandante es un paso. El post sólo habla de pequeñas acciones que mueven las cosas. ¿Recuerdas que un día ilustré un antiguo post con un tema del cantautor australiano Paul Kelly llamado "Little decisions" Pues eso.. pequeñas decisiones que producen un efecto dominó: grandes resoluciones.

    ResponderEliminar
  3. no , no lo recuerdo..no te soy tan fi.

    ....en cualquier caso es esperanzador y es bueno...empezar por algo siempre..

    ResponderEliminar
  4. por cierto.... te han fichado para la nueva campaña de Belfast o algo así???????, ese pelo plateado es absolutamente total, riete tu, de Mouriño, riete. Eres coqueto de carallo.

    ResponderEliminar
  5. el color del dinero ....es lo que tiene...blanco, rojo, azul....

    ResponderEliminar