miércoles, 9 de junio de 2010

Hoy Soy Eduardo García Serrano


(Ensayo de una pequeña obra teatral)

Primer acto
Se abre el telón y aparezco yo frente a un espejo. Me estoy preparando a conciencia para participar en el Primer Concurso Nacional de Improperios Televisivos. Vocalizo: Guarra, Puta, Zorra, Cochina. Escupo las palabras con una facilidad pasmosa. Me siento a gusto y muy seguro de mi mismo. Confío plenamente en mis posibilidades. No en vano, mi padre, un mediocre escritor falangista, me enseñó desde pequeño a utilizar estos palabros. Le recuerdo sentado frente al televisor cagándose con rabia en la democracia, en las instituciones y en cualquier cosa que no oliera a dictadura. Ahí sigo yo, frente a ese espejo que me devuelve mi silueta de tertuliano macarra. Puta, zorra, guarra de pacotilla.
Las bases del concurso lo dejan claro: la retahíla de despropósitos lingüísticos tiene que ir dirigida a un personaje público. Yo he escogido a Marina Geli, consellera de sanidad de Cataluña. ¡Es mujer, qué coño! Y yo soy un cerdo machista.

Segundo acto
Estoy frente al jurado del concurso, formado por un nutrido grupo de directivos de la cadena Intereconomía. Los nervios a flor de piel, obviamente. Me juego mucho. He pasado la noche algo inquieto, consciente de mis posibilidades y deseoso de llevarme "el gato al agua". El presidente me anima a que comience. "So puta, me cago en tus muertos, cochina, cerda, puerca, zorra de tres al cuarto". Los miembros de jurado me jalean. Aplauden a rabiar, encendidos como antorchas. Alguno, incluso, llora de emoción. Noto que el premio es mío. Nadie me hace sombra. Acabo de ganar, por derecho propio, el Primer Concurso de Improperios Televisivos. Se baja el telón.

Allí, en un sillón de la penúltima fila de ese teatrucho decadente donde se ha celebrado la obra, alguien observa la escena con impotencia y rabia contenida. Se levanta y se retira en silencio, cabizbajo. Sólo alberga la ilusión de que Marina le interponga una demanda para que el individuo (por llamarlo de alguna manera) no se salga con la suya. Y, sin embargo, no deja de preguntarse ¿Pero, dónde hemos llegado?

4 comentarios:

  1. Ese ALGUIEN soy yo. O tú. O cualquier mujer, o un catalán o un manchego. Ese alguien es un espectador. Ese alguien puede ser la hija de Marina Geli o su marido. Ese alguien es un tipo de izquierdas o de una derecha democrática. Ese alguien es CORDURA ( a quien le dediqué un hoysoytu hace no demasiado).

    ResponderEliminar
  2. Te está bien empleado, por sacar entradas para las obras que ponen en cartel los de intericonomia , son una compañia muy peligrosa y nociva, joder como vas al teatro a ver esa mierda, crei que te gastabas el dinero en faemino y cansado ...deibid, deibid...

    (no recuerdo ningun hoysoycordura,,, me lo perdi???? donde está?? en que mes???

    ResponderEliminar
  3. Yo también miré por esa ventana alguna vez, pero como resulta que no me gusta cabrearme por razones estúpidas, decidí que con no pasar por ahi (ni zappeando) estaba todo solucionado... pero no...me sigue molestando aunque no lo vea.... el "éter" es algo que en el fondo nos pertenece a todos y que haya individuos que en lugar de expresar sus opiniones o críticas de forma racional, utilicen un derecho de emisión (que por algo los dan) para hacernos saber que son unos faltones carentes de la mínima educación... ensucia de alguna forma el "aire" que respiramos todos... Esto cada vez parece más un circo...pero romano...y de lo que se mofan sin saberlo estos individuos es del cadáver de su propia dignidad...
    Repiten necedades y bajezas sin el mínimo sonrojo...gritan e insultan....dicen mentiras a puñados con el lema de que al repetirlas se convierten en verdad, hoy juran que algo es verdad y a continuación dicen que la verdad es todo lo contrario... y lo malo es si de tanto repetirse este escenario empieza a verse esto como lo "normal", lo "corriente".... Lo mismo pasa en el Congreso, cuando abuchean, silban, golpean las mesas...Es que no tienen vergüenza.. (podía ser una pregunta, pero es una afirmación) Como diría mi abuela : quien los crió?

    ResponderEliminar