martes, 9 de febrero de 2010

Hoy Soy San Valentín


Estoy hasta el arco de tanto cursi que, en mi nombre, regala pulseritas de plata, colgantes con el osito de Tous, pitilleras de polipiel y corbatas de Mickey Mouse. A cinco días de mi celebración, ahí están todos estos supuestos enamorados, cortados bajo el mismo patrón, en estado de shock emocional, invocando mi nombre para acudir a El Corte Inglés a la primera de cambio y comprar cualquier horterada con la que demostrar ese amor enlatado que ellos creen eterno pero que tiene una fecha de caducidad más marcada que la de un bote de espárragos en conserva. Ahí están, expectantes con la llegada del 14 de febrero, que tienen marcado en el calendario con la misma ilusión que el preso que espera su primer día de libertad tras dos décadas entre rejas.
Y yo, representante del amor, dibujado para la ocasión como un inocente niño con ojos vendados que lanza sus flechas directas al corazón, parezco más un vomitivo producto de la factoría Disney que una metáfora animada del amor.
Estos días, como iba diciendo, trabajo a destajo. 24 horas atendiendo, sin descanso, los deseos consumistas, casi obscenos, de aquellos ingenuos que creen que hay que demostrar el amor únicamente el 14 de febrero. Porque toca. Porque alguien, desde su amplio despacho de la última planta de una gran multinacional señaló, con los ojos cerrados, un día en el calendario y cayó éste. Como podía haber sido el 12 de enero o el 23 de agosto.
Os lo digo yo, que por algo me llamo Valentín y tengo un Doctorado en Relaciones Personales y un par de Máster en Achuchones: la mayoría de vosotros estáis suspendidos en el arte de seducir, de ilusionar y de sorprender a vuestras parejas. Pasará el 14 de febrero y volveréis a las andadas. Ni un detalle para mantener a flote vuestras relaciones personales. Eso sí, convencidos de que con la corbata de Mickey y el colgante de Tous ya habréis hecho bastante hasta dentro de doce meses. Lamentable.

8 comentarios:

  1. ahora ya se porque me enamoré de ti,ja,ja,ja,ja.

    ResponderEliminar
  2. escribir es rasgarse un poco la piel, eso siempre es dificil, una vez más enhorabuena , estupendo Hoy soy tu.

    ResponderEliminar
  3. lamentable, tu lo has dicho.

    Yo le llevo todos los dias margaritas salvajes, y besos a mi chica, sin que me lo diga nadie

    ResponderEliminar
  4. no le hagas tanta publicidad a los de los osos, que parece que te ha patrocinado el articulo de hoy!!

    muy bueno deibid, quizás hagan una reseña de este blog , el jueves en el suplemento de ciberpais.

    ResponderEliminar
  5. un poco trillado el tema no crees??',
    aun asi , no está mal.

    ResponderEliminar
  6. a tí, por estrujarte el cerebro y sacar adelante cada dia un pensamiento y darle forma,

    ResponderEliminar
  7. gracias a él, disfrutamos de unas entradas
    para el concierto de u2, o de aquel vestido maravilloso, o de aquel disco, o de aquel perfume... no nos ensañemos con él, vale es una horterada, pero "ayer" tb lo era... quizás antes estabamos enamorados y ahora no, y nos irrita especialmente...pero él no es el culpable..

    ResponderEliminar