martes, 23 de febrero de 2010

Hoy Soy Angela Bismarchi


Tiempo de Juegos Olímpicos, de esfuerzos por lograr nuevas conquistas, de alcanzar la gloria. Tiempo de subir a los altares, de superar a los contrincantes, de ser la número Uno del planeta.
Voy camino de batir un record. Por él he luchado media vida y no voy a dejar pasar la oportunidad. Me he preparado a conciencia durante años junto a mi marido -y principal responsable de mi estado físico-, con la mirada puesta en la estadounidense Cindy Jackson, alias "La muñeca viviente". Ella es la mujer a la que pretendo superar. Cada mañana, al despertar, me miro al espejo y me doy ánimos. "Vamos, Ángela, tú puedes".
Llevo ya 42 títulos a mis espaldas, a sólo cinco de Jackson, campeona mundial de la especialidad. A mis 37 años, esta segunda posición no es moco de pavo, teniendo en cuenta el gran número de participantes inscritas en la prueba. Por eso, valorando el hecho de que empecé en esto hace menos de dos décadas -en 1992, para ser exactos- creo que los logros conseguidos hasta la fecha son motivo de profunda satisfacción personal.
Sin embargo, a diferencia de mis contrincantes, dos pruebas me hacen valedora de un status difícilmente alcanzable por las restantes participantes en esta Olimpiada de la sinrazón en la que participo desde que cumplí los 21 años. A saber: Los 100 metros lisos de la Liposucción Abdominal y el Salto de Himen.
En la primera me batí a muerte hace tan sólo un par de meses, en un reto tan exigente como absurdo: una liposucción de cintura, no para corregir un defecto previo sino para mejorar algo que ya estaba "perfecto". En fin, una suerte de prueba contra una misma, tratando de averiguar dónde se hallan los límites del ser humano a la hora de pasar por un quirófano.
La otra, practicada hace un año, es el vivo ejemplo de la demencia mental: me reconstruí el himén para volver a ser virgen. Un regalo a mi actual marido, cirujano plástico de profesión, "entrenador personal" y responsable directo de mis últimos diez grandes logros mundiales.
A la espera de una nueva hazaña con la que reducir a cuatro mi distancia con la campeona mundial del bisturí, hoy sólo sé que ya no sé muy bien quien soy.

11 comentarios:

  1. Me han comentado que está en proceso de aprobación todavia, pero que en cuanto el protocolo de actuación esté listo...la cirugia plastica en en el cerebro va a superar con creces a todas las posibles....lo malo es que haran una criba primero, habrá algunos que no opten siquiera a la operación.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo soy virgen natural....

    ResponderEliminar
  3. joder macho..tu el caso es poner unas tetas o un culo en la foto, ja,ja,ja,ja.

    ResponderEliminar
  4. ALGO PEQUEÑITO....UOHHHHH, UOHHHH, ALGO CHIQUItiTO..., UOHHHH, UOHHHH....LARARARIRA, LARARIROOOOOOOO, me encantaaaaaaaaaaaaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  5. Es para alegrarte el día, Marc...ja, ja, ja...

    ResponderEliminar
  6. dijiste que cuando llegaras al "hoysoytu" 99 escribirias un "hoy soy yo ", desde que tienes "parroquia" que te sigue... has incrementado la actividad intelectual asi que te estas acercando,,,,, y estamos impacientes!!! por cierto de que te operarias tu?????

    ResponderEliminar
  7. parece mas bien un trabello, no se habrá operado de otra cosa????

    ResponderEliminar
  8. Cuddy, espera al 99 y tal vez ahí obtengas respuestas a tus indiscretas preguntas...o tal vez no


    Von Trapp, dale tiempo...le quedan cuatro operaciones para el récord: tal vez se ponga entonces un cipote

    ResponderEliminar
  9. no hace falta deibid, mejor asi.

    Me gusta cuando te pones cañero.ja,ja,ja.

    ResponderEliminar