jueves, 11 de febrero de 2010

Hoy Soy Adriana Ugarte


Esta mañana he abierto una revista del corazón y me he encontrado con una noticia que protagonizo yo y cuyo titular reza: "Adriana Ugarte, una `Señora´ muy apañada". El texto que lo completa dice así: "La actriz Adriana Ugarte, protagonista de `La Señora´ (TVE) es una chica de su tiempo (sic). La pasada semana estaba tomando algo en un bar de Madrid cuando se manchó. Bote de quitamanchas en mano, salió a la calle para acabar el problema. Además, paseó su perrita y, muy cívica, se encargó de que en el suelo no quedara ni rastro". Punto y final. El texto, digno de ser presentado a un concurso literario, se acompaña de tres fotos. En una de ellas estoy limpiando los lamparones de mis vaqueros y en las otras dos recogiendo la mierda de mi chucho.
No dejo de preguntarme una y otra vez a quién coño le interesa saber si recojo los excrementos de mi perro o si detesto ir con una mancha en mi entrepierna.
Visto como está el patio, supongo que, a día de hoy, nada vale más que una instantánea de Belén Esteban hurgándose su nariz postiza en busca de petróleo. Y si, por azar del destino, el fotógrafo logra plasmar el instante en el que, junto al moco, la Esteban se deja media napia en el dedo, el precio se dispara.
El grado de morbosa curiosidad por los aspectos más cotidianos e intrascendentes de la vida de los personajes públicos ha alcanzado cotas difícilmente imaginables en otros países occidentales (con la excepción, tal vez, de las Islas Británicas). Cuanto más verosímil sea el instante que capta el paparazzi escondido tras una farola o parapetado tras una tienda de palomitas, más interés parece despertar en el lector.
Para aquellos curiosos que se quedaron a medias con el reportaje de la revista, éste es el relato de lo hechos (o no): ese día saqué a pasear a mi perro. Se cagó y recogí con desgana su caca. Pero en vez de tirarla a la papelera la guardé en un taperware. Confieso que tengo cierta debilidad por la mierda de chucho. Así que tras zamparme un bocata de calamares en un bar cercano, saqué el recipiente dispuesta a engullir un platito de desechos a modo de postre. Con tan mala pata que acabó desparramado en mi pantalón.
"Chica de su tiempo", "Muy cívica", "Apañada". ¿Qué sabrán ellos de lo que verdaderamente hice esa tarde?

5 comentarios:

  1. que quieres que comente.....¿? no ha lugar.

    ResponderEliminar
  2. la gente que compra esas revistas, es respetable, gustan de nutrirse de ese tipo de información, y en este caso es de gran interes general, actriz de moda por serie de éxito, es una tia de hoy en dia, con una exquisita educacion, esto tb se comentará en tv, y habra dado de comer a muchas bocas, el que hizo las fotos, el que las compro, el que escribió el texto con todo su amor, el kiosquero que la vendio , el papanatas que sentado en una tertulia de corazon se hará eco de la misma,.... en épocas de crisis no hay que jugar con determinadas, cosas, el trabajo es el trabajo.

    ResponderEliminar
  3. Son los síntomas de una sociedad bastante enferma..., pero bueno....ya es jueves asi que....

    NO he visto ni un solo capitulo de tu serie adriana, hace años ya se hizo" el pajaro espino," que creo que era igualita que la tuya pero con actores americanos, el seguimiento que ha tenido tu serie tab refleja que tipo de sociedad tenemos..... imagino que son los mismos que compran la revista en la que recoges caquita.

    ResponderEliminar
  4. El paparazzi te hace fotos porque eres personaje famoso en un pais donde existe industria del chismorreo donde se comercia con ese tipo de imagenes. Es el inconveniente de ser protagonista de la serie de máxima audiencia en la televisión. Para evitar ese problema hay que dedicarse a una actividad anónima.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno, de verdad! Tienes uno de los mejores blogs que
    he leído. Eres un fenómeno, enhorabuena!

    ResponderEliminar