jueves, 29 de diciembre de 2011

Hoy Soy Chita


He querido ser yo y no otro (recordad que siempre fui macho a pesar de llamarme Chita)  quien recupere de nuevo este maltrecho blog, abandonado a su suerte hace ya demasiados meses por la desidia de su creador. Y lo he hecho pocos días después de mi fallecimiento, anunciado a bombo y platillo por medio mundo. El diario El País, por ejemplo, me dedica un extenso obituario al que titula "El cine pierde un icono animal". Dicho así, parece que la haya palmado Robert de Niro. Nada más lejos de la realidad. Basta escarbar un poco en las cloacas del periodismo necrológico para averiguar que la defunción es realmente la de un servidor.  Al leer la noticia, publicada ayer, más de uno/a debió de sonreír con cierta malicia, mientras recordaba la fecha: 28 de diciembre, día de los jodidos Santos Inocentes. 
Pues bien, no hay broma en la información. Oficialmente me fui al otro barrio el día de nochebuena y los medios de comunicación se hicieron eco el mismo día en que Inocencio se parte la caja gastando bromas a todo hijo de vecino. 
Sin embargo, algo no cuadra en todo esto. Si nos atenemos al comunicado emitido por la Fundación Santuario Primate Suncoast de Florida, la he guiñado a la edad de 80 años. Y eso, técnicamente es imposible. Más que nada porque el primate macho que más ha vivido hasta la fecha es Keo, un mono del Lincoln Park Zoo de Chicago, que dijo adiós para siempre al cumplir los 53 años. Una cosa es vivir un lustro más y otra estirar como un chicle mi existencia  casi tres décadas.
Vamos, que es todo una jodida farsa. Llevo muerto tantos años que los putos gusanos del cementerio de primates de cualquier lugar de Estados Unidos donde me enterraron ya se han comido hasta mi hígado. El resto es un estudiado proceso de marketing para sacar tajada a esta defunción de cartón piedra, ahora que en Navidad estáis todos algo más sensibles. No me extrañaría que algún estudio de cine ya haya comprado los derechos para llevarme a la gran pantalla.
En fin, sólo pretendo deciros que nada es lo que parece. Tal vez estéis más allí que aquí. Tal vez no seáis conscientes de que el tiempo no os pertenece. Tal vez no estéis ni siquiera leyendo estas líneas. Tal vez penséis que algún día este blog volverá a dar señales de vida. Tal vez. 
Feliz 2012. ¿O entramos ya en el 2013?

4 comentarios: