martes, 12 de julio de 2011

Hoy Soy Rick Perry


Por encima de consideraciones de tipo religioso, el día en que cualquiera de vosotros estéis en el lecho de muerte, conscientes de que os queda muy poco rato en este barrio, rendiréis cuentas a la vida, a Dios o al vecino del quinto. Os reencontraréis durante unos instantes con vuestro Yo y repasaréis de forma efímera vuestra existencia. Si, tras ese breve pero intenso análisis, sentís que estáis en paz con vuestras acciones pasadas, que habéis amado la vida y habéis disfrutado aquello que os ha proporcionado, posiblemente os entreguéis a la dama de la guadaña con media sonrisa. En caso contrario, moriréis igual. Me refiero a que vuestro corazón dejará de latir pero la mueca que se perpetuará en vuestro rostro antes de ser quemados o engullidos por los gusanos será otra muy distinta.
En mis 8 años como gobernador de Texas (tras sustituir al presidente de los EEUU más inepto que han dado estas tierras en toda su historia), 200 personas han sido ejecutadas en este estado. Son exactamente la mitad del total de fiambres aniquilados bajo la complicidad de la nación más poderosa de la Tierra. Vamos, que el vasto territorio que gobierno con mano de hierro se vanagloria de haber borrado del mapa al 50% de los presos del Corredor de la Muerte.
Nunca me tembló el pulso, nunca acepté una conmutación de pena, nunca pospuse una ejecución. Nunca. Tanto si eran menores de edad al cometer el delito (Texas ha liderado siempre este atroz ranking) como si padecían enfermedades mentales. Si eran inocentes o extranjeros privados de derechos consulares.
Esto último es precisamente lo que le ocurrió al último de los condenados. Humberto Leal García asesinó en 2004 a una adolescente y ha pagado su pena, según las leyes tejanas. El pasado 9 de julio murió por inyección letal en la prisión de Hunstville tras pronunciar estas irónicas y premonitorias palabras: "Qué comience el espectáculo".
Poco importó que no recibiera asistencia diplomática al ser detenido, violando así tratados internacionales, que (por cierto) EEUU suele meterse por la entrepierna. Poco importó que el propio Obama me solicitara un retraso en la ejecución. Poco importó que las Naciones Unidas me suplicaran una revisión que nunca llegó.
Siempre he creído que, en mi lecho de muerte, se me quedará una media sonrisa pero, si miráis mi rostro con detenimiento, veréis que aquello que parece una sonrisa será, en verdad, una mueca. Una jodida mueca de terror.

6 comentarios:

  1. del cero al diez..... quince!!


    no digo mas...que luego te debilitas

    ResponderEliminar
  2. antropologa inocente12 de julio de 2011, 17:50

    demoledor ,y muy bien escrito,

    T.q.

    ResponderEliminar
  3. Thanks, darling. Se agradecen los comentarios, de cualquier tipo.

    ResponderEliminar
  4. De nada....son siete cervezas y una de olivas .

    ResponderEliminar
  5. palabras, palabras fuera de lugar, palabras que esquilan,palabras que naufragan,palabras lisiadas,palabras lanzadas con cerbatana,palabras que lo cambian todo..o que no cambian nada,palabras disfrazadas de otras palabras,,, Un "estoy estoy aqui para lo que necesites" cuando el otro lo que necesita esque no estes ahí, un "te invito a una caña" que suena a" cásate conmigo "un "ya te llamo yo" que se interpreta como.. no ,"me llames tu",palabras, palabras..a veces uno trata de explicarse y nadie lo entiende, una palabra amable que se interpreta desde el rencor...y se precibe todavia peor.... cada ser humano tiene un idioma diferente,somos millones creyendo compartir el mismo idioma pero no...cada ser humano tiene un idioma diferente,las palabras tambien a veces ensucian la comunicación..cuantas capas esconden nuestras palabras??buff infinitas

    A veces las palabras se juntan y crean mensajes que todo el mundo comprende y que a todo el mundo llegan, ( como en este caso )intentarlo ya demuestra mucho valor.

    Enhorabuena al autor,

    felices vacaciones

    ResponderEliminar
  6. Joder David, que bueno, de lo mejor que he leido.
    Está piel es mia?

    Felices muecas.

    ResponderEliminar