lunes, 4 de julio de 2011

Hoy Soy Rich Lam


Ya nada es lo que parece. Incluso, tal vez, no estés leyendo ahora mismo este post. Quién sabe, a lo mejor tú eres yo y yo soy tú.
Hace un par de semanas tomé una fotografía (la que acompaña a este post) que dio la vuelta al mundo. Bajo el sugerente título de "El beso de Vancouver" (término acuñado por la prensa) una pareja anónima se fundía en una apasionado beso durante los disturbios provocados tras una final de Hockey sobre Hielo en Canadá. El descarado atrevimiento con el Justificar a ambos ladosque estos dos enamorados desafiaban a las fuerzas del orden (supuestamente, la policía) y las del desorden (supuestamente, los aficionados) causó admiración planetaria. Allí, retozando en medio del caos, estaban Scott Jones y su chica, ajenos al desmadre que se había montado a su alrededor.
La desilusión llegó unos días más tarde. Este supuesto desafío era en realidad algo muy distinto. Scott no besaba a su novia como una original forma de protesta. No la achuchaba tratando de enviar al mundo un mensaje de no beligerancia. Scott estaba allí porque ella lloraba desconsoladamente tras una inoportuna caída. Estaba asustada y él trató de consolarla agarrándola con fuerza entre sus brazos. Nada más. Y yo capté ese instante, que no era lo que parecía a pesar de que todos quisieron ver lo que no era.
En el siglo del photoshop, en la era de la mentira digital, en tiempos de engaños, tomé una foto real, sin trampa ni cartón, si modificaciones posteriores, sin alteraciones fraudulentas y se convirtió, de repente, en algo que no es pero que muchos creyeron ver. Jodida paradoja.
Ahora vuelve a fijarte con detenimiento en la foto. A lo mejor los tortolitos siempre estuvieron allí, besándose con ternura, haciendo planes para el verano, programando un noche de sexo en casa de los suegros. Y el resto es todo ficción. Los policías del fondo no existen y ese agente, porra en mano, que ocupa el primer plano es simplemente un monigote fallero. Tal vez son ellos - Scott y su novia Alex- los que están en su sitio y todos los demás personajes de quita y pon sobran en esta instantánea. ¿Nunca te has planteado que no eres tú sino los demás los que están desenfocados?
Ya nada es lo que parece.

7 comentarios:

  1. Hubiera sido precioso que estuvieran haciendo el amor no?
    entre porras y gaitas.

    ResponderEliminar
  2. Entre pitos y flautas, hubieran sido preciosas tantas cosas....

    ResponderEliminar
  3. No es que lo haya pensado... es que lo afirmo. Todo el mundo está desenfocado..alguien movió la cámara y salió todo descolocado...

    ( me ha gustado muchisimo hoy el texto, que bien te sienta el descanso!)

    Ellos se estan besando...aunque no lo parezca.

    ResponderEliminar
  4. antropologa inocente6 de julio de 2011, 21:18

    fijate si esta desenfocado que hoy me ha parecido ver en un archivo televisivo a deibidruiz entregandole un ramo de flores a tita cervera.....realidad o fantasia...????

    ResponderEliminar
  5. Realidad, pura realidad.. y eso que esas imágenes tienen casi dos años. Hay que ver lo que las cadenas pueden llegar a estirar su archivo gráfico. Colubi me envío un sms para confirmar que no había tenido una alucinación...

    ResponderEliminar
  6. antropologa inocente7 de julio de 2011, 19:06

    ja,ja,ja,ja,ja,ja ese colubi no se le escapa nada,,,.... yo pensé lo mismo....no por el contenido que encaja perfectamente...sino por la forma...lo del ramo era muy heavy..pero ...pensandolo bien yo creo que no eras tú...era tu primo ese tan serio....ja,ja,ja

    ResponderEliminar