jueves, 17 de febrero de 2011

Hoy Soy Javier Cercas


Eres un cachondo, querido Arcadi. Lo que nos hemos reído con toda esta historia. Vas y cuentas en tu columna de El Mundo que he sido detenido en el barrio madrileño de Arganzuela tras una redada contra la prostitución.
Aún se me saltan las lágrimas (de risa, por supuesto) cada vez que lo recuerdo. Parece que fue ayer cuando quedamos a tomar unos gintonics y me explicaste con más pelos que señales tu afición por las fulanas y tu constante ir y venir por los clubs más sórdidos de la capital del reino. Por la amistad que nos une, evitaré aquí narrar tu afición por las perversiones más decadentes. Fuiste tú, de hecho, quien estaba al tanto de esa redada contra la prostitución gracias a una información de primera mano sobre un tema que conoces al dedillo (nunca mejor dicho).
Vas y cuentas ahora, querido amigo, que fui yo quien fue detenido. Insisto, eres un cachondo. Sólo tú, a quien los íntimos solemos llamarte Arcada en lugar de Arcadi, por tu insistente afición a vomitar sobre cualquier cosa que te resulta incómoda. Sólo tú, a quien los muy cercanos solemos también apodarte Espalda en vez de Espada, por tu inequívoca ilusión a clavársela por detrás a cualquier hijo de vecino que no comparta tus ideas. Sólo tú.
Y todo porque hace unos días defendí que un diario pueda albergar, en ciertas ocasiones, artículos en los que no todo lo que se cuenta responde a la verdad de los hechos.
Eres la bomba, querido amigo. ¡Cómo me estoy riendo! Tanto que creo que voy a meterte una demanda de esas que te van a borrar de un plumazo la sonrisa de la cara. Porque una cosa es una broma y otra una calumnia, tú bien lo sabes. El día que te citen a declarar, nos iremos a tomar un par de cañitas a la salida del Juzgado y nos reiremos juntos. Luego, tal vez te vayas de putas. Pero esa ya es otra historia.

¿Cuantos elementos de ficción he empleado en esta crónica? La ciencia no es una mera acumulación de datos, sino una interpretación de datos; del mismo modo, el periodismo no es una mera acumulación de hechos sino una interpretación de hechos. Y toda interpretación exige imaginación.

5 comentarios:

  1. antropologa inocente17 de febrero de 2011, 15:49

    muy bueno david, Arcadi espada estaria encantado con este artículo, lo que ha hecho con Cercas no tiene nombre... espero que le demande porque solo tiene un nombre lo que ha hecho y no es precisamente imaginación se llama: CALUMNIA

    ( Donde estabas bribón...???? se te echaba de menos.... no estarias con javier cercas en La Arganzuela..????ja,ja,ja,ja

    besos

    ResponderEliminar
  2. Muy liado, mucho mucho curro. Trato de escribir pero en ocasiones el tiempo se me echa encima. Creo que mañana buscaré la replica en hoysoyo.
    Ciao

    ResponderEliminar