martes, 28 de diciembre de 2010

Hoy Soy Barbie


A ver si lo entiendo porque estoy hecha un lío. Hace pocos meses la empresa Mattel (mi madre, por llamarla de alguna manera) me lanzó al mercado en versión "Video Girl" y estas navidades me he convertido en uno de los regalos estrella en medio planeta. Mi nuevo look se adapta totalmente a los tiempos actuales. A saber: en lugar de un collar rosa, llevo una pequeña cámara de vídeo y la mochila de la espalda ha sido sustituida por una pantalla LCD en color.
De esta original forma, las niñas pueden usarme como una verdadera cámara digital y ver a continuación lo que han grabado, con la opción de descargarlo en mi página web y editar las imágenes. Nada que objetar, pues, a esta nueva modalidad de diversión infantil, adaptada a la era digital.
Pues bien, ahora resulta que el FBI me ha etiquetado como "un posible método de producción de pornografía infantil" y ha alertado a los padres del peligro de que sus hijas me lleven al colegio entre sus pertenencias, bajo la infundada sospecha de que algún depravado haga un uso inadecuado de la cámara de vídeo.
Según estos sesudos sabuesos de la Inteligencia Estadounidense (¡qué gran error incluir la palabra inteligencia al referirse a esta agencia de espías!) los pedófilos pueden utilizarme como cebo para víctimas inocentes.
El problema, queridos madamases del FBI, está en vuestros cerebros. Sois vosotros los que veis algo raaaro, raaaro, raaaaro donde, en verdad, no hay nada. Probablemente porque en vuestras filas haya más de un pederasta suelto, obsesionado en ver zorritas donde sólo hay muñecas.
Un consejo: limpiad de gente insana las cloacas de vuestros departamentos y mandad al infierno a aquellos jefecillos viciosos que ven perversión donde sólo hay diversión. Porque sólo los ojos licenciosos de los que miran con maldad pueden maquinar perversiones tan absurdas como las vuestras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario