miércoles, 24 de noviembre de 2010

Hoy Soy Marcos Rodríguez Pantoja


Nunca fui un lobo. Pero conviví, me alimenté, olisquée, jugué y me comporté como ellos durante doce años. Los doce años de mi azarosa vida en los que más libre me he sentido.
Estos días se estrena Entre Lobos, el filme del realizador Gerardo Olivares que recrea aquel episodio mágico de mi existencia. Sí, mágico. Porque, probablemente nadie fue más feliz que yo durante aquel periodo.
La lectura de mi vida lleva sin contemplaciones a las primeras páginas de La Cenicienta. Mi existencia fue, hasta los 7 años, un auténtico infierno. Tras la muerte prematura de mi madre, cuando yo apenas tenía 3 años, mi padre se casó con una mujer (obviamente, mi madrastra) que me golpeaba casi a diario y me obligaba a dormir en la calle día sí día no. Todo ello bajo la mirada cómplice de mi padre, en una época -los años 50- y un lugar -un pueblecito de la provincia de Córdoba- abonados a este tipo de sinsentidos.
Acabé vendido a un cabrero que un día desapareció y me dejó solo en Sierra Morena. Fue el inicio de un periplo inolvidable y el comienzo de la etapa más dichosa de mi vida. Durante esos doce años no me relacioné ni una sola vez con un humano. Compartí mi tiempo con hurones, buitres, serpientes, ciervos y águilas. Dormí en una cueva, pasé frío y, porqué no confesarlo, también algo de miedo. No tuve acceso a radios, ni teles, ni diarios. No supe si Franco había inaugurado algún pantano o si los niños de mi edad se volvían locos por el hula hop. No aprendí a leer ni a escribir. No me enamoré de la chica de clase ni probé el Cola Cao.
Este segundo acto en el que se ha convertido mi vida, fue un calco real de El libro de la Selva. Aún hoy a mis 64 años, integrado a la fuerza en una sociedad que ha querido reciclarme, convencida de que no hay mejor vida que la que se cocina a su abrigo, trato de huir a la montaña de vez en cuando para sentirme libre. Paradoja de un mundo cada vez más conectado. Un mundo en el que ya no queda un jodido espacio para reivindicar la verdadera libertad.


6 comentarios:

  1. me gustaria decir que hemos visto la película Entrelobos y gracias a eso hemos podido conocer parte de su historia. Es triste ver como los humanos destilan odio, crueldad e incompresión. Pero maravilloso ver como pudo adaptarse a la vida en la naturaleza. A pesar de las inclemencias pudo encontrar paz y felicidad. Es el verdadero propósito que Dios tenia para los humanos que vivamos en paz completa con los animales Isaias 11:6-9 y no fallará en su proposito.

    ResponderEliminar
  2. hemos visto la pelicula y es hermosa...pero la historia ..es tristisimaaaaaaaa...

    somos marc, july, antropologa inocente, cuddy, blue valentines, elias, olivia o.....y tantos y tantos otros que hemos querido acompañarte en este blog para que no te sintieras solo....este 2010 has estado acompañado....espero que hayas sentido nuestro calor- y que quizás algun dia te tomes esa cerveza con nosostros, seguro que la disfrutamos todos.

    ResponderEliminar