jueves, 28 de octubre de 2010

Hoy Soy Tanja Kiewitz


"Mírame a los ojos, he dicho a los ojos". En 1994, una espectacular Eva Herzigova, ataviada únicamente con un Wonderbra que dejaba ver la silueta de unos pechos firmes, nos proponía que no fijáramos la mirada por debajo de su barbilla. El acertadísimo slogan dio la vuelta al mundo y la firma de sujetadores se hizo de oro vendiendo unas prendas que a la mayoría de las mujeres, sin embargo, no les quedaba como a la top checa. Cosas de la publicidad, imagino.
Ahora, 16 años más tarde soy yo la que protagonizo una campaña publicitaria con el mismo slogan. "Mírame a los ojos. He dicho a los ojos". Pero, a diferencia de Eva, en mi caso, la vista del público se dirige mecánicamente al muñon adherido a mi brazo izquierdo. Inmediatamente después, todo sea dicho, la mayoría de hombres centra su mirada canalla en mis pechos. Eso, no nos engañemos, también forma parte de la publicidad.
A este muñón, que me acompaña desde mi nacimiento por culpa de una enfermedad genética, le llamo cariñosamente "el filtro de la estupidez". Cuando un tipo me echa los trastos y, al ver el bulto, huye despavorido o cuando alguien me mira con desprecio, ignorancia o compasión, mi filtro carnoso me avisa de que esa persona no merece la pena. "Odio ver repugnancia en los ojos de la gente cuando me miran como a un extraterrestre". Afortunadamente mi hija de seis años, ha convertido esta extremidad en algo tan natural que se duerme encima y la acaricia. La auténtica discapacidad está sólo en los ojos del que mira.
Mi vida ha transcurrido durante años con la indignación propia de aquellos que, conviviendo con una minusvalía, tratamos de gritar cada mañana al mundo que somos personas totalmente normales a pesar de las zancadillas que aún siguen poniendo personas e instituciones en demasiadas partes del mundo. Hasta que la casualidad me ha llevado a protagonizar una campaña de concienciación que, gracias a un muñón y una elevada dosis de sensualidad, ha recaudado más de cuatro millones de euros a favor de CAP48, una de las muchas asociaciones que luchan a diario por la integración de los discapacitados.
Alguna voz (pocas, afortunadamente), clama al cielo y lamenta que haya tenido que enseñar escote para que la gente mueva el culo. Pero yo les contesto: miradme de verdad a los ojos y decidme, con franqueza, que esta acción publicitaria no ha valido la pena.

15 comentarios:

  1. A mi me parece estupendo que nos pongan a una tiorra como esta para que nos conciencemos de este tema. Con tal de que no inciten a la violencia o a algo ilegal, cualquier cosa que permita conseguir dinero para los que más lo necesitan es bienvenido. Y la tipa esta no tienen nada que envidiar a la herzigova,que además e ha quedao esqueletica

    ResponderEliminar
  2. deibid....

    ridiculo, sexista e innecesario
    ....la capacidad o la discapacidad son conceptos.....bastante mas profundos de lo que trata de vendernos esa campaña de sujetadores......demagogo, cada vez mas demagogo,y cada vez menos creible,,,, tus posturitas de cara a la galeria son terribles .

    ResponderEliminar
  3. pues a mi me ha gustado, y mucho!

    ;)

    ResponderEliminar
  4. Y tú, ¿Qué coño propones, lady cavendish? Estoy hasta la punta del nabo de esa gente que solo critica pero no aporta nada a la sociedad. "sexista, ridículo, innecesario".... Sí, piensas que si sale el presidente con su careto y una sonrisa, bajo un slogan tipo: "necesitamos tu ayuda", la gente se volcará mucho más. Y si no es así, saltarás y dirás que la sociedda es injusta y bla bla, bla.. Despierta, coño, que la vida es más alegre, más sencilla, menos complicada

    ResponderEliminar
  5. Hasta la punta del nabo....coño...
    es cierto Hoy soy tu, es un fiel reflejo de quien es él...todo educación y respeto.

    .... bufff hablabas de discapacidad....no??? bueno pues ..no hay nada más que hablar.

    un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Tienes razón, con este comentario he perdido las formas pero la esencia de mi mensaje permanece intacta. Lamento haber utilizado ese lenguaje. Pero insisto: ya basta de criticar cualquier acción que us pareza fuera del tono moralinoso que defendéis gente como tu y Ponte manos a la obra. Insisto: como habrías planteado tu esta campaña?

    ResponderEliminar
  7. El anuncio no tiene nada de malo, pero en mi modesta opinión: podrían haber puesto el "mirame a los ojos" con la chica vestica con una camiseta? No estarían demostrando lo mismo? Todos seguramente miraríamos (yo al menos) primero a su brazo, pues nos llamaría la atención. Y no creo que tenga nada malo eso. Y vale el ejemplo de la hija de la protagonista del anuncio: como desde siempre la vio asi, lo ve como algo natural y es normal que al resto de la gente le pueda impresionar y le llame la atención (yo por ejemplo pensaría en cual seria la causa de esa deformidad en el brazo: talidomida, genético, un accidente). Pero lo importante de todo es concienciarse y colaborar con la causa. Si lo logran, estupendo, aunque la chica podría estar con o sin camiseta.

    ResponderEliminar
  8. Me rio de la jodida manca. Es un montaje

    ResponderEliminar
  9. querido deibid...hay una comunnity manager por aqui infiltrada y todavia no te has dado cuenta..... que te puedo decir...

    aquellas flores, aquel perfume a channel nº for.....con el tiempo se convirtieron en flores de plastico sin fragancia....pero lo unico que puedo decirte es que tienes unos niños guapisiiiiiiiiiiiiiiiiiimos. Felicidades.

    ResponderEliminar
  10. Lady, ¿Sabes cuando borro una entrada? Cuando se hace una sola referencia a mi vida privada, por pequeña que esta sea (hijos guapos o feos, cumpleaños o lo que sea). Separemos este blog de cualquier referencia personal. Estas son las reglas del juego. Las pongo yo porque es mi blog. Encantado en que escribas, pero bajo esta premisa. Gracias

    ResponderEliminar
  11. Tienes toda la razón , borra la entrada, que a estas horas está visible todavia, y calculo que 1.250.000.395 la habrán leido.
    Yo siempre juego con todas las cartas...y eso no está bien. No volverá a ocurrir.

    ResponderEliminar