miércoles, 7 de julio de 2010

Hoy Soy Paul


La que estoy liando por unos simples mejillones. Llevo acertando uno tras otro, por puro azar, los resultados de la selección germana en el Mundial de Fútbol de Sudáfrica. Mi proeza es tan absurda como casual y, sin embargo, media Alemania sigue con un fervor casi religioso mis movimientos en el interior de la pecera en la que resido desde hace un mes.
Hasta el punto de que en mi última aparición pública para dilucidar el ganador del partido de esta noche entre Alemania y España, una veintena de cadenas de televisión retransmitieron en directo, como si de una trascendental comparecencia de la canciller alemana Angela Merkel se tratara, mis fechorías acuáticas.
Me decanté, sin ser realmente consciente de mis actos, por los moluscos ubicados en la caja española y mi decisión ha provocado una tormenta en el país teutón, para alegría, no obstante, de los aficionados españoles. Tanto revuelo por una chorrada semejante. Quien me lo iba a decir.
En el fondo no soy más que un producto artificial, salido del imaginario de algún iluminado. En forma de bicho con tentáculos. Pero podría haber sido una urraca, un cerdo o una cucaracha. Lo único cierto en toda esta historia es que la gente necesita constantemente aferrarse a pequeñas ilusiones como si sus vidas no resultaran lo bastante satisfactorias. Ya sea un boleto de lotería o un pulpo como yo. Mientras, los medios de comunicación se frotan las manos sabedores de que les estoy dando cada noche unos valiosos minutos con los que rellenar las páginas de los diarios y las crónicas sociales de los noticieros televisivos.
Si finalmente gana España tengo todos los boletos de acabar mañana mismo en una sartén germana, acompañado de unos ajitos, unas patatas hervidas y un chorrito de aceite. Si es Alemania la que se lleva el gato al agua, aguantaré cuatro días más en mi pecera. Pero sea como sea, sé muy bien que el lunes a media tarde acabaré en la pancha de algún orondo alemán. Tanto puto acierto para finalizar así. Perra vida.

5 comentarios:

  1. que chorrada pero....si el pulpo lo unico que hace es proporcionar placer para los sentidos, cortadito en rodajas con aceite de oliva, pimenton y cachelos en tabla de madera, con una buenas dosis de albariño, ribeiro. e.tc. e.tc, ese pulpo ni es pulpo ni es na,,,, es vicente del bosque disfrazado en sus ratos libres, para entretenerse por aquellos lares..si os fijais se le puede reconocer..ja,ja,ja,ja,ja

    ResponderEliminar
  2. ya sabes que una buena racion de pulpo y cerveza te esperan cuando quieras... sellariamos la paz para siempre!!!! aunque yo creo que hace tiempo que hicimos las paces

    ResponderEliminar
  3. No sé, pregunta a Colubi si hicimos las paces....ja, ja, ja.

    Lo de Vicente del Bosque vestido de pulpo me ha gustado... aunque no sé no sé...no le veo el mostacho por ningún lado

    ResponderEliminar
  4. LO hare si vuelvo a verle, la última vez se quedó mudo....ja,ja,ja,ja.

    Dale un beso de mi parte, ese extraño y pèculiar genio, tan raro y tan particular, casi tanto como tu, hombres raritos, raritos hombres, ja,ja,ja,ja

    ResponderEliminar
  5. pulpo con cachelos acompañado de albariño o cerveza??? Eso es un crimen: albariño para las nécoras y las vieiras y las navajas, los bueyes, la langosta, los langostinos......pulpo a la gallega sólo acompañado de tinto... de ser posible Ribeira Sacra...
    Y respecto al pulpo vidente....merece que lo suelten en alta mar y de ser posible NO en las rias gallegas, que le iba a durar poco la alegría...
    Liberad a PAUL!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar