lunes, 10 de mayo de 2010

Hoy Soy Gabi Vega


No puedo pasar las páginas de los libros, ni sacar los manuales de física cuántica de mi mochila. Ni tan siquiera ir al baño cuando me viene un inesperado apretón. No puedo tomar notas con un bolígrafo ni levantar la mano para aclarar algún punto. No puedo resaltar un párrafo con un fluorescente ni aporrear con velocidad el teclado de un ordenador.
Por eso, cada mañana, mi madre me acompaña a la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria donde estudio Ingeniería Industrial. Y por eso permanece a mi lado durante horas, convirtiéndose en mis manos cuando hace falta apuntar algo, mi boca cuando es necesario recurrir a alguna aclaración y, por supuesto, mis piernas cuando la vejiga dice basta.
Formamos un equipo. Paqui Artiles y Gabriel Vega. Madre e hijo. Hijo y madre. Pero no nos engañemos: su presencia no deja de ser un parche. Sé que ella hará lo que haga falta para que yo complete mi formación universitaria. Allí estará las veces que sea necesario. Allí pasará cuantas horas marque el calendario estudiantil.
Y hablo de parches porque la esperada Ley de Dependencia que aprobó ya hace tiempo el Gobierno Central, sigue en pañales. Necesito un auxiliar que sustituya a mi madre cada día para que ella pueda cubrir todas aquellas necesidades que mi atrofia muscular degenerativa requiere. Porque mi vida sigue más allá de las paredes de la Universidad.
Sólo así algún día podré devolver a la sociedad todo lo que ahora le exijo. Desde la silla de ruedas en la que cada mañana me desplazo a la Facultad de Ingeniería, imploro a la Administración para que acelere los trámites que pongan a mi disposición los brazos y las piernas que ahora mismo necesito.

10 comentarios:

  1. Eres un tio de extremos no cabe duda, saltas de lo más prosaico y chabacano... a la denuncia social necesaria escrita sinceramente y con carga de mensaje importante. Inquietante, preocupante, alucinante, se me ocurren un monton de "antes", usaré mi palabra preferida: fascinante.

    ResponderEliminar
  2. gracias, Cuddy. La línea del blog navega más por este mar, pero a veces necesito de un oleaje absurdo como el del otro día. Y creo que, al fin y al cabo, no pasa nada.

    ResponderEliminar
  3. Este tema es muy doloroso, esta muy bien que se recuerde, como tantos otros... que van al olvido ,

    voy adecir una frivolidad...pero la dependencia sentimental también necesitaria un plan de ayudas.

    ResponderEliminar
  4. Y cuando las ayudas llegan tarde..????? imperdonable, menos estut y gilipolleces y mas urgencia en el tramite de estas ayudas...

    ResponderEliminar
  5. hay que ver cuantos cambios de registro tienes.....eres muy polifacetico, el otro dia vi por la tele "Bajo las estrellas", me acordé de ti, imposible que recuerdes por que razón.

    ResponderEliminar
  6. Bajo las estellas? Pues así, la verdad, resulta imposible. Como no reciba info adicional....

    ResponderEliminar
  7. Ya ves ..somos lo que recordamos...lo que son las cosas...

    ResponderEliminar
  8. Entiendo como te puedes sentir ya que tengo un familiar con la misma enfermedad. Por ello, sé que tu madre pueda ser tus manos y tus pies, pero ¿por qué dices que en ocasiones es también tu boca?. ¿Por qué ella necesita aclarar las cosas que dices? ¿Tienes alguna dificultad psíquica añadida, problemas de logopedia o alguna dificultad para comunicarte?

    ResponderEliminar