lunes, 12 de abril de 2010

Hoy Soy Elisabeth Taylor


De nuevo un sí, quiero. De nuevo un juramento de amor eterno. De nuevo, el traje blanco, las diademas rancias, los anillos cursis y los puros para los amigos del novio. De nuevo la promesa de una vida compartida. De nuevo esta farsa del matrimonio, convertida en espectáculo. De nuevo, un enlace sin sexo. De nuevo , el vacío.
Vuelvo a las andadas y por novena vez pasaré por el altar. Camioneros, trabajadores de la construcción, actores, cantantes de country y ahora un representante de artistas. Negro, para darle un poco de color a esta interminable lista de maridos.
Sin embargo, ya he advertido a Jason Winter, este reciente aspirante de 49 años, que lo nuestro tiene fecha de caducidad. Voy camino de lo 80 -le he insinuado- y aún me gustaría poder vestirme de blanco al menos una vez más.
De hecho, hace unos días, un amigo me comentó que en España puedo volver a encontrar el amor en la piel de algún concursante televisivo. Me habló, con emoción, de Gran Hermano y esa cantera infinita de macarras. Pero, sobre todo, mencionó a un tal Cobra, un burdo aspirante a cantante de hip hop que se toca con desprecio su rabo en directo. Puede ser el personaje ideal para alcanzar este top ten de lo absurdo.
De la misma forma que Edurne Pasabán lucha por convertirse en la primera mujer del planeta en escalar todos los ochomiles, yo aspiro a coronar cuanto antes la cima de los diez matrimonios consumados.
Dos maneras diametralmente opuestas de alcanzar metas en la vida.

11 comentarios:

  1. Eres una campeona!!!! te admiro querida Liz, es mucho mas dificil superar nueve matrimonios, que escalar todos los ochomiles del mundo , y encima seguir insistiendo cuando has fracasado ocho veces...¿¿ fracasar??? por que??? has hecho todo un master en el tema y siempre quieres seguir investigando..!!! no te rindes nunca!!!
    (Te vi el otro dia en "un lugar en el sol" que belleza de pelicula y que triste!!! )

    Piensa que tu ves la vida siempre con otro color ( el violeta)

    ResponderEliminar
  2. Increible lo de esta bella mujer!

    ResponderEliminar
  3. y yo esperando a que me lo pidan por primera vez.....

    ResponderEliminar
  4. A mi me da mucha pena, la verdad,
    Pero no creo que el matrimonio sea una farsa mayor que otras cosas que firmamos a lo largo de nuestra vida....

    ResponderEliminar
  5. Y este blog que te has marcado hoy..???? me has dejado perpleja...

    El matrimonio no es mas farsa ni menos que otras cosas que frmamos a lo largo de nuestra vida..., pero en general suele ser un acto voluntario....

    ResponderEliminar
  6. Qué tierno, capitán von trapp! Yo estoy igual, esperando a que me lo pidan por primera vez. Aunque si fuera la novena, como esta buena mujer, no tendría nada de ilusión! Pero parece que ella no pierde la fe en el matrimonio... si no se desengañó con Richard Burton (dos bodas y dos divorcios), no creo que lo haga nunca.

    ResponderEliminar
  7. No sé, hoy estoy muy raro, July. He tirado por aquí como el que en un cruce elige un camino sin saber muy bien donde le llevará. Lo dicho, hoy estoy pelín down

    ResponderEliminar
  8. ....., elige mi camino....
    (No digas lo de downn....creo que a veces nos dan mil vueltas...)de todas formas me ha gustado es muy diferente a lo que estoy acostumbrada a leer de ti.

    ResponderEliminar
  9. gatuna... no esperes a que te lo pidan , pidelo tu!!!

    ResponderEliminar
  10. down, de abajo, no de síndrome, por supuesto....

    ResponderEliminar
  11. ok.
    <en ese caso ya somo dos.
    Venga bah, arriba,

    ResponderEliminar