jueves, 25 de marzo de 2010

Hoy Soy Constance McMillen


En mi país, Estados Unidos, del que hoy me siento algo más avergonzada, el baile de graduación es un acontecimiento social de primer orden. Una gran fiesta que simboliza para las adolescentes el paso a la edad adulta. Un rito que mezcla con orgullo patrio la chabacanería propia del pueblo yankie, el machismo más exacerbado y el paletismo agreste de la América profunda. Una especie de cocido made in USA en el que hay espacio para vestidos rosa pastel, diademas doradas, anillos de plástico, tupés, moños imposibles y discursos infumables. Todo condimentado con música de Cindy Lauper y servido en la bandera americana.
Puesto que formo irremediablemente parte de este star system de cartón piedra y aún vivo, a mis 18 años, inmersa en la adolescencia, decidí acudir a este evento de ciencia ficción, programado a bombo y platillo para el próximo 2 de abril en la escuela de secundaria Itawamba de Missisipi en la que estudio.
Sólo que mi intención era presentarme cogida del brazo de mi novia. Yo, con un elegante esmoquin del alquiler, por el que pagué más de cien pavos. Ella con un estupendo vestido, tan femenino que dejaría boquiabiertas a más de una de mis compis de pupitre. Mi extravagante e inapropiada solicitud, sin embargo, dejó tan noqueada a la junta directiva del centro que han decidido suprimir la fiesta antes que ver pasar por su conservadora y arcaica pista de baile a dos mujeres agarraitas de la cintura. Hasta el alcalde de la localidad ha salido en defensa del Instituto. "Somos conservadores y un buen lugar para formar una familia", ha dejado caer a modo de sentencia bíblica.
La Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos ha puesto el grito en el cielo, un juez me acaba de dar la razón y las cadenas de todo el país abren sus noticiarios con "mi caso". Pero lo único cierto en todo este lamentable embrollo es que no habrá fiesta de graduación por la insistente negativa de estos directivos de cerebro estrecho. Ni para mí ni para los centenares de alumnos del instituto que, por añadidura, en volcado toda su ira contra mi.
¿Tan complicado es hacer entender a esta colla de carcas que mi único deseo es compartir ese baile con la persona a la que verdaderamente quiero?
Si la fiesta de graduación representa verdaderamente el paso a la edad adulta, creo que aún sigue habiendo en mi país demasiados sujetos que no acudieron a esta cita.

16 comentarios:

  1. el post de hoy me da un poco de pereza...pero aun asi haré mi comentario:(es lo menos que puedo hacer) un ejemplo mas de ese galimatias de pais que es U.S.A, pero si lo piensas bien, aqui supongo que pasaria algo parecido... a pesar de todo ..... seguro que habria su polémica, no somos tan modernos como parecemos, ( mira lo que ha pasado con los colegios mayores de la complutense)?¿ lo que deberia estar prohibido son los bailes de graduacion , eso si que es traumatico en si mismo, empezando por el traje, y acabando por tu pareja de baile que salvo excepciones nunca es la que deseas tener a tu lado ese dia,

    Me sacas a bailar deibid??

    ResponderEliminar
  2. Mi fiesta de graduacion en un colegio americano si que deberian haberla prohibido...aquello fue una orgia!!! Ese el pais mas absurdo que conozco!

    ResponderEliminar
  3. Me encantan tus ultimos post , creo que la cantidad no está perjudicando la calidad, venga que queda muy poco para el 99

    ResponderEliminar
  4. No deberia sorprendernos lo raro seria que lo hubieran celebrado no??

    ResponderEliminar
  5. No deberia sorprendernos..lo raro es que se hubiera celebrado..no??

    ResponderEliminar
  6. A lo mejor lo suspendieron porque el traje era de muy mal gusto...............

    ResponderEliminar
  7. Veo el argumento perfecto para un tv movie

    ResponderEliminar
  8. El día que monte mi particular baile del bog, os invitaré a todos/as. Y por supuesto, me marcaré un bailecito con cada uno de los que algún día dejasteis vuestros comentarios en estos lares.

    ResponderEliminar
  9. No se, no se..... corremos el riesgo de que no pises bailando..ja,ja,ja

    ResponderEliminar
  10. un hoysoytu podria ser el comentarista bloguero,ja,ja,ja

    ResponderEliminar
  11. Pues sí. Bien lo sabes, canalla. ja,ja,ja. Vale, pero lo importante es saltar a la pista y disfrutaaaaar

    ResponderEliminar
  12. Avisame con tiempo para escoger el traje-

    ResponderEliminar
  13. Hazte un hoysoytu con algun "canalla" simpatico.

    ResponderEliminar
  14. Cómo me cansa ese puritanismo/conservadurismo rancio norteamericano. No entiendo a los americanos: apuntan a los chavales al Club del Rifle, les enseñan a disparar armas de fuego desde pequeños y eso no les parece inmoral, al revés: es un orgullo. (Luego a más de uno de esos chavales se le va la pinza y comete una masacre en su instituto). Pero que una chica vaya con su novia a la fiesta de graduación?? Oh, no!! Qué escándalo! Como el pollo que se montó cuando a Janet Jackson se le vió un pecho en la Superbowl... Una teta al aire? El colmo de la inmoralidad y la obscenidad!! No puedo soportar esa doble moral tan absurda.

    ResponderEliminar
  15. Cuando leo comentarios juzgando a todo un país con un cliché o por un hecho determinado me imagino a la misma persona indignada porque un yanqui se cree que en España todos vamos vestidos de toreros y bailando sevillanas.

    No simplifiquéis tanto. No todos los norteamericanos son iguales.

    PD: Deibid. Me pido el primer baile. Sabes que lo merezco.

    ResponderEliminar
  16. Creo que tu comentario va por mí, Pkdor... Bueno, claro que no todos los norteamericanos son iguales, yo me refería a los más conservadores, a los más radicales... Y no me negarás que de esos, haberlos, haylos, como las meigas. Salu2, paisano. I Amunt València sempre!

    ResponderEliminar