jueves, 18 de febrero de 2010

Hoy Soy Ray Gosling


Sentado en un banco de la pequeña comisaría de policía de Nottinghamshare, tras más de cinco horas de declaración, aprovecho un descanso para hacer un rápido repaso a lo acontecido estos últimos días.
La semana pasada, en el programa "Inside Out", de la cadena pública británica en la que trabajo desde hace años, confesé haber matado en los años 80 a mi compañero sentimental, enfermo terminal de SIDA, que padecía terribles dolores a causa de la enfermedad. Frente a la cámara expliqué, sin entrar en demasiados detalles sobre la identidad del fallecido, el lugar de los hechos y la fecha, que en aquel doloroso momento había llegado a un acuerdo con mi pareja para acabar con su vida , ahorrándole un sufrimiento adicional innecesario.
Miro ahora mis manos y trato de buscar en ellas algún rastro de culpa por aquel supuesto homicidio que ahora algunos tratan de imputarme tres décadas más tarde. Miro una y otra vez esas palmas que un día sirvieron para apretar la almohada con la que asfixié a mi compañero. Pero no encuentro en ellas nada que me haga sentir mal. Siguen siendo las mismas manos con las que durante todos estos años he abrazado a mis seres queridos, he masturbado a mis amantes, he agarrado el micrófono de la BBC o me he limpiado el culo.
Tal vez no vea nada malo en ellas porque nunca hice algo de lo que hoy pueda arrepentirme.
¿Verdaderamente lo maté o todo forma parte de una espléndida campaña de marketing perfectamente orquestada para remover conciencias y volver a poner sobre la mesa un tema tan espinoso como la eutanasia?
Poco importa si aquel día puse el cojín sobre la cara de mi novio hasta quitarle la vida o si todo es producto de mi imaginación. Lo que de verdad hace falta es que los Estados se despojen de una vez por todas de las cadenas que les imponen los poderes eclesiásticos y legislen con plena libertad unas normas que regulen para siempre una muerte digna.

12 comentarios:

  1. Pero hoy no tocaba luz y esperanza..??? ay que depresión! menos mal que es jueves.

    ResponderEliminar
  2. ¡Es cierto! se me olvidó.... he abierto el diario, me he topado con esta noticia y...
    Bueno, aún queda el viernes

    ResponderEliminar
  3. No entiendo lo de la almohada....., no demuestra mucho amor...a mi me parece todo de traca.

    ResponderEliminar
  4. YO la verdad.... no entiendo nada, creo que la gente esta loca.

    ResponderEliminar
  5. Traca, verdad.... coincido contigo, Marc.

    ResponderEliminar
  6. Marc es cierto, lo de la almohada es...como decirlo..muy cutre, digno de un culebron americano de cuarta, todo esto tiene mucho de guion televisivo..pero malo, casi de tv movie de antena3,ja,ja,ja,ja,ja.No se puede enfocar el tema de una forma tan hortera.

    ResponderEliminar
  7. traca, traca, traca, ja,ja,ja,ja

    ResponderEliminar
  8. Pues yo confieso...que " maté "el otro dia a mi amante a besos....le dejé sin respiración,él siempre quiso "morir" así.

    ResponderEliminar
  9. Sí, creo que tendría que haber escrito un hoysoytu mucho más irónico. Algo más vodevilesco, en plan culebrón chapucero....

    ResponderEliminar
  10. Deibid, quiero aclarar que cuando me referia a enfocar el tema de forma hortera, no me referia a tu artículo, sino al tema en general, al hecho acontecido en si mismo, QUEDA ACLARADO ??.

    ResponderEliminar
  11. Te entendí perfectamente la primera vez. Gracias, de todas formas. Pero en todo caso, aunque fuera por el artículo, no me parece mal cualquier crítica... creo que son necesarias. Es imposible escribir y que guste a todos....

    ResponderEliminar