lunes, 22 de febrero de 2010

Hoy Soy Miranda Kerr


Siento cierta simpatía por David Kiley, ese ingenuo gerente de inversiones australiano del Banco Macquaire, que fue pillado in fraganti hace unos días, babeando frente a su ordenador con unas fotos mías en traje de baño, en el preciso instante en que un canal de televisión entrevistaba a un colega suyo en directo. David tuvo la mala suerte de estar en el sitio erróneo en el momento equivocado. Aquella imagen dio la vuelta al mundo.
Lo más fascinante de esta historia, sin embargo, es el hecho de que el tipo perdiera su trabajo porque el video circuló a tal velocidad a través de la Red -más de dos millones de visitas en pocos días- que los responsables de la entidad financiera decidieron despedirlo de inmediato para no dañar la imagen de un banco tan supuestamente respetuoso. Y que esa misma Red, que lo había mandado de un plumazo al infierno del paro, lo rescatara de las llamas de los desocupados tras una campaña de apoyo a la que yo personalmente me sumé una vez tuve conocimiento de los hechos.
Y digo que siento cierta simpatía por este ejecutivo simplón porque detesto la doble moral que usan los bancos en su quehacer diario: son capaces de crucificar a un empleado enarbolando la bandera de la decencia, pero al mismo tiempo cobran comisiones moralmente discutibles por conceder préstamos con los que comprar ordenadores similares al que utilizó el Sr Kiley para poder verme las nalgas.
Seamos serios, queridos banqueros. Que David se lo pasara en grande viendo mis orondos pechos (ocultos, eso sí, tras un diminuto bikini) no es motivo de despido. A lo sumo, de una pequeña reprobación.
Sí que deberían ser, en cambio, sustituidos de inmediato aquellos directivos que, trabajando a sus ordenes, estimados banqueros, se embolsan millones de euros especulando con el dinero de los ciudadanos sin que ustedes pongan freno a este chorreo indecente.

5 comentarios:

  1. Es que llamarse david tiene mucho peligro...ja,ja,ja,ja,ja

    ResponderEliminar
  2. estas noticias son realmente absurdas, parecen sacadas de ....,¡'?¿..., me niego a creer que esto sea cierto, es penosa la noticia, penoso el tio, , penoso el banco, penoso , pero penoso.Sabemos si el banco era del opus dei, o algo así???. es que es del todo ridiculo.

    ResponderEliminar
  3. Bufffffffffff que perezaaaaaaaaaaaaaaaa!!!

    ResponderEliminar
  4. Me acabas de alegrar la mañana con la foto!! gracias!

    ResponderEliminar
  5. no hemos avanzado nada desde el landismo...ay señor!!

    ResponderEliminar