lunes, 18 de enero de 2010

Hoy Soy Jack Frankel


Llueve ahí fuera y mi cuerpo ya no está para frágiles carreras bajo un manto de agua. Espero pacientemente a que amaine el chaparrón en la entrada del supermercado Whole Foods de Miami. He comprado algo de fruta, unas galletas bajas en sal y media docena de huevos.
Ella se acerca y se ofrece a llevarme en coche a casa. La miro con desconfianza. No parece, sin embargo, que esta señora, entrada en carnes y en años, vaya a hacerle algo a un viejuno de 75 como yo. Acepto con agrado la invitación y ella despliega al mismo tiempo su paraguas y su sonrisa.
Su acción solidaria exige una rápida y contundente respuesta por mi parte. ¿Una cena? ¿Un almuerzo? ¿Un café? Todo vale y ella me mira agradecida. O le he dado pena o le he puesto cachonda. Atendiendo a mi edad -y a la suya- hay muchas más posibilidades de que sea la primera opción. Pero no pierdo la esperanza.
Siete meses después nos casamos de blanco en el mismo supermercado de Miami donde nos vimos por primera vez. Allí, entre las latas de atún y los botes de pepinillos en vinagre del tercer pasillo y los yogures de la sección de refrigerados doy el sí quiero a Fina Nikolos, de 67 años. Una curiosa metáfora del amor en conserva que destapa, al abrirlo, ese olor a historia entrañable.
Si cunde el ejemplo, en los próximos meses los afters se llenarán de parejas, anillo en mano, dispuestas a sellar su amor a las puertas del local. Eso sí, el ágape posterior será sustituido por una bandeja de coca, los vinos darán paso a los cubatas, la música de organillo perderá la batalla ante una estupenda sesión de electrónica y los bombocitos de chocolate serán sustituidos por pastillas.
Eso sí que es un bodorrio en toda regla y no el mío. ¡Qué jodía es la vejez!

12 comentarios:

  1. TE ASEGURO QUE NO FUE POR PENA, YA QUISIERAN MUCHOS ESTAR COMO MI JACK, EL FUTURO ES NUESTRO!!!

    ResponderEliminar
  2. Ja, ja, ja. Tienes razón. No es cuestión de edad sino de actitud vital. Pero hoy me he levantado con mentalidad "elixir eterna juventud". Ya ves...

    ResponderEliminar
  3. eso está muy bien "!hijo.....", la actitud es lo importante, no entiendo la última parte.. que nos quieres contar que no hay edad para enamorarse?? o que somos muy mayores para cogernos un colocón?? no hay mejor colocón que el estar enamorado!!

    ResponderEliminar
  4. ¿¿¿haces hoy la compra en el super??? te espero en la sección de congelados( alli la piel se estira más y parecemos mas "tenegers", mi carrito llevará gulas y champan de oferta , que mi pensión es pequeña, ja,ja,ja

    ResponderEliminar
  5. No, sólo quiero decir que, sin menospreciar actos como los de estos dos viejecillos, hay un huracán de vida asociado a la energía. Y la energía es juventud. Es locura, es exceso, es carpe diem. Sólo pretendo comparar dos actitudes igualmente válidas pero cuyo envoltorio es distinto. Este HOY SOY no es una crítica, sino una simple reflexión.

    ResponderEliminar
  6. Hola Andrews. Si tu pensión es pequeña supongo que quedaremos en el Mercadona, que tiene más productos low cost que cualquier otro super. Mi carrito lleva aceitunas rellenas y chocolate.

    ResponderEliminar
  7. no entiendo tu reflexión de arriba, la verdad, que tiene que ver la energia, la juventud, con los excesos...???? además no me parece bien que en el carrito metas "chocolate", no tendrás nada que ver con el cargamento que hace poco desembarcó en el ldl, a tu edad... la energia no es cuestión de edad, sino de espíritu, conozco a viejos de 20, 30, 40, y a jovenes de 80.La ilusion es la energia de la vida,

    ResponderEliminar
  8. creo que el HOY SOY TU DE AYER ES CONSECUENCIA DE UN LUNES AZUL, ES DECIR UN LUNES CON MAL TIEMPO, CON LA SENSACION DE QUE YA NOS HEMOS DADO CUENTA DE QUE FALLAREMOS EN NUESTROS PROPOSITOS DE AÑONUEVO, DE QUE QUEDA MUCHO PARA EL PUENTE SIGUIENTE.... EN FIN QUE HABIA QUE ESCRIBIR ALGO Y SALIO ESO..NO HAY QUE DARLE MAS VUELTAS

    ResponderEliminar
  9. Si capitan Von Trapp, va por ahí. No lo podías haber dicho mejor. No hay que darle más vueltas. Y sin embargo, insisto a July: es cierto que hay viejos de 30 años y jóvenes a los 80. Pero la energía ( desde un punto de vista biológico exclusivamente) es algo que se escapa poco a poco. Sólo lo constato. El chocolate es el de 70% cacao. Lo del Lidl era blanco.

    ResponderEliminar
  10. Por cierto, se agradece a ambos este intercambio de comentarios en el blog. Da mucha vidilla.

    ResponderEliminar
  11. es hermoso escribir ..pero ta,bien es hermoso que nos lean, te daremos toda la vidilla que necesites para que recuperes tu energia, hay veces que parece que se apaga es cierto, pero hay que alimentarla con emocion, con inquietudes, aprovechando las oportunidades que la vida nos ofrece, relativizando las cosas que no tienen importancia, se pierde mucha energia en tonterias, apreciando las pequeñas cosas que nos ocurren, y exprimiendo su jugo para que nos vitamine, y quien sabe si la cosa se da mal... puede que siempre haya una fina a la vuelta de la seccion del mercadona de congelados, preguntandote ¿ donde estan los langostinos de oferta..??? ja,ja,ja,jarmoso escribir ...pero tambien es hermoso

    ResponderEliminar
  12. vaya veo que la edad no poerdona, al final del texto no se que coño he hecho que se me han pegado las palabras. sorry

    ResponderEliminar