lunes, 11 de enero de 2010

Hoy Soy Iris Robinson


Ave María Purísima. Sin pecado concebida.... Uy, perdón, es que me han pillado confesando mis aventurillas extramatrimoniales. Enseguida estoy con ustedes.... Bueno, Padre, entonces rezo media docena de padrenuestros y un par de avemarías y todo solucionado. Así lo haré, gracias.
No hay nada como solicitar el perdón al Todopoderoso para redimirse de los pecados. Es una constante que solemos poner en práctica aquellos devotos intransigentes que apelamos a las leyes divinas para justificar nuestras meteduras de pata terrenales. La hipocresía se convierte, así, en una forma de hacer política: no te apliques a ti mismo aquello que pregonas para los demás.
Me llamo Iris Robinson y soy la esposa del primer ministro de Irlanda del Norte, además de diputada en la Asamblea del Ulster. Y, por supuesto, una ferviente cristiana protestante. De hecho, suelo apelar con fe inquebrantable a la Biblia para justificar mis actos. A saber: cuando hace unos años un gay fue salvajemente apaleado en Irlanda en una ataque claramente homófobo, recurrí a los versículos del Testamento. Y poco después puse el grito en el cielo al saber que Hillary Clinton perdonó las infidelidades de su esposo, Bill.
Ahora se acaba de hacer público que me he estado tirando a Kirk McCambley, un joven de 19 años al que acogí en mis senos (literalmente) tras haberme cepillado a su padre. El Todopoderoso se llevó a papá al cielo, tras un cáncer fulminante, y yo, que soy una cristiana intachable, me hice cargo de la criatura, a la que le pedí de vez en cuando que me comiera el chocho.
Ya lo cantaban Simon & Gartfunkel en 1968 en su memorable Mrs Robinson: "Heaven holds a place for those who pray". Si es que no hay nada como rezar: "Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre...." Y, ahora, a follar. Amén.


9 comentarios:

  1. ya lo decia maquiavelo... todos ven lo que pareces... y pocos lo que eres

    ResponderEliminar
  2. pobre iris... da una penita, tan descerebrada y tan boba....pero quien no ha sucumbido a una tentación..??' quien este libre de pecado... quien no dice una cosa y actua de otra manera , quien no ha metido la pata alguna vez,,,,,???? y quien no ha sucumbido a la tentacion..??' algunas veces hay que sucumbir..

    ResponderEliminar
  3. Por supuesto que se puede sucumbir. Incluso, en algunos casos, es casi una obligación para oxigenar una relación. Pero la hipocresia de mantener un discurso puritano para ganar votos y luego hacer exactamente lo contrario me altera. Que folle y deje follar.

    ResponderEliminar
  4. of course!!!! eso está claro, es terrible mantener una postura ideológica tan ultraconsevadora y condenar de forma contudente determinadas actitudes y luego.....es tremebundo.Por cierto.... me tengo que ir acorriendo a la hora del angelus, y a confesarme,somos benedictinas y no se nos permite contacto con el exterior ni las nuevas tecnologias...pero es que este tema es tan grave para la comunidad católica. bendición.

    ResponderEliminar
  5. ja,ja, ja. Pues lo dicho, a confesarse corriendo por haber "contactado" con un blogger. Reza un padrenuestro yaaaa

    ResponderEliminar
  6. que poca verguenza, soy el abad del convento de las benedictinas ,

    yo le escribo correos y a mi no me contesta!!!! como siga así la expulsaremos del convento ¿ que es eso de no obedecer a la autoridad eclesiastica??

    ResponderEliminar
  7. yo lo que no entiendo es la actitud del marido... ¿ por que dimite..''??? que ha hecho el pobre hombre..???? estar casado con un zorron fariseo...., y cuando el caso clinton,,,,..???' alli no dimitió nadie.... es realmente increible, ahora que parecia que aquella zona del ulster tenia cierta estabilidad ... es alucinante todo lo que hay que ver y oir ......

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que la infidelidad en general está muy sobrevalorada queridos.

    ResponderEliminar