jueves, 19 de noviembre de 2009

Hoy Soy Josep Mediñà


Decía Aristóteles que la más excelente de todas las virtudes es la Justicia. Me imagino que el tipo, desde su duplex con vistas a la Acrópolis, nunca vivió una experiencia tan surrealista como la mía. Hace casi un año y medio que no puedo entrar en mi casa porque unos intrusos la ocuparon cuando yo estaba de vacaciones con mi familia. No es una broma. Al regresar a mi hogar - ese espacio inviolable en el que uno guarda las fotos de familia, los cromos de la infancia y los recuerdos de viajes - la cerradura había sido cambiada. Dentro, un grupo de okupas se había hecho dueño y señor de mi cama, de la habitación de mis hijos, de mi vida.
16 meses después la Justicia no ha sido capaz de desalojarlos. Sigo pagando la hipoteca, la luz, el agua, el gas. Pero en vez de poseer y disfrutar aquello que me pertenece, el espacio está ocupado por unos desaprensivos que incluso nos han dado de baja del padrón para ser ellos los nuevos empadronados. Y, para convertir definitivamente este drama en un vodevil surrealista, un juez acaba de rechazar el desalojo de estos usurpadores argumentando que carecen de recursos económicos. No, no es una broma propia de un guión juvenil de una serie de terror americana. Esta historia inverosímil ocurre en Barcelona en pleno siglo XXI.
En Estados Unidos, la Constitución ampara al propietario de una vivienda que descerraja un tiro al tipo que ha entrado en su casa. Nunca he apoyado estas formas extremistas de preservar la propiedad privada pero, en este caso, me gustaría acceder con un fusil de asalto a MI vivienda y no dejar a un solo canalla con vida. Hoy, más que nunca, desearía hacer una libre interpretación de las palabras del escritor francés Jean de Bruyere: "Una cualidad de la justicia es hacerla pronto y sin dilaciones; hacerla esperar es una injusticia". ¿Alguien me puede dejar un rifle y media docena de balas? Prometo devolverlo sin dilación... y sin las balas, claro.

1 comentario:

  1. Sensacional. Si pasa en Estados Unidos o si pasa en Burundi. Anda, a ver...vete tu a Bucarest y metete de ocupa en casa un gitano, a ver si hay huevos, punki de mierda!. Si tienen que matar al juez,pues se mata.
    Como esta el sector inmobiliario nene...

    ResponderEliminar