miércoles, 29 de abril de 2009

Hoy Soy Frank Sinatra


Llevo once años a dos metros bajo tierra. Voy tirando como puedo. Vale, no es el paraíso pero, coño, es que estoy muerto. Estos días, sin embargo, me siento especialmente feliz porque, según una encuesta que acaba de ver la luz ( ¡Ay, la luz, cómo la echo de menos!), "My way" ha sido elegida la canción preferida por el público de medio mundo para despedir a sus seres queridos. Vamos, que al sonar los primeros acordes "And now, the end is near,  and so I face the final curtain, My friend, I'll say it clear, I'll state my case, of which I'm certain...", con el fiambre en primera fila, les pongo los pelos de punta. Nunca se me pasó por la cabeza que también lograría el Top Ten del Más Allá. La banda sonora de una vida no se puede resumir con unas notas musicales pero me parece emotivo que la gente recurra a la música para homenajear a un ser que se ha ido.   Yo, en cambio, si volviera a morirme, desearía que en mi funeral sonaran unas notas de la canción "Margarita", de Manzanita. 
Aunque si hay algo que me ha provocado una sonrisa que no puedo borrar de mi cara es saber que, entre los temas favoritos para iluminar musicalmente un entierro, se ha colado el Highway to Hell, de AC/DC. Esta inolvidable autopista al infierno es el mejor guiño para hacerle un divertido corte de mangas a la muerte. Sólo entendiendo que no hay nada ahí abajo sabremos disfrutar de cada uno de los placeres que nos pone en bandeja la vida. Os lo digo yo, que llevo más de una década enterrado. Que otro muerda el polvo, querido Mercury. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario